Cada vez con mayor frecuencia, empresas grandes y pequeñas utilizan los servicios de los denominados neobancos para la realización de sus principales transacciones financieras. Para ello, lo primero que deben hacer es abrir un cuenta bancaria para su empresa de manera online. El auge de este tipo de cuentas, descansa en el hecho de que simplifican las operaciones de cualquier organización, ya que además de la comodidad, las mismas ofrecen un alto nivel de seguridad, a la vez que permiten controlar de manera absoluta y en tiempo real, las finanzas empresariales. Para profundizar en las ventajas de estas cuentas, haga clic aquí.

¿Cuáles son los requisitos para la apertura de una cuenta bancaria corporativa en línea?

Generalmente, los requisitos exigidos por la mayoría de las entidades bancarias para la apertura de una cuenta empresa online son los siguientes:

  • Manejo del pago de los seguros sociales a través de la cuenta negocios;
  • Pago de la nómina de empleados por medio de la cuenta corporativa;
  • Pago de los impuestos.

Adicionalmente, algunos bancos suelen solicitar a las empresas los siguientes requisitos:

  • Domiciliar los principales pagos de la empresa;
  • Mantener un saldo promedio mensual por encima de un cierto valor mínimo;
  • Realizar un cierto número de movimientos con la tarjeta asignada, o, en su defecto, gastar un monto mínimo mensual;
  • Cobrar a los clientes, utilizando un terminal de punto de venta (TPV) del banco.

Es importante tener en cuenta que cada banco suele variar los requisitos que solicitan a sus clientes potenciales, a los fines de abrir un cuenta bancaria para su empresa. A manera de ejemplo, algunos solicitan los siguientes recaudos para abrir cuentas para negocios:

  • Presentación de NIF de la empresa;
  • Documento de identificación del titular, ‘cotitular’ y/o autorizado;
  • Fotografía de quienes vayan a manejar la cuenta.

¿Ofrecen alguna rentabilidad las cuentas online?

Hay varios tipos de cuentas online que se pueden contratar. Su rentabilidad dependerá, precisamente, del tipo de cuenta que el usuario elija o necesite. En ese sentido, las cuentas online más comunes son las siguientes:

  • Cuentas corrientes: Son las cuentas que casi todo el mundo tiene. Este tipo de cuenta permite hacer depósitos de dinero y realizar las operaciones bancarias más comunes, tales como transferencias, vincular tarjetas, pagar recibos o domiciliar la nómina. El interés que éstas pagan es muy poco, por lo que su rentabilidad es casi nula;
  • Cuentas corrientes remuneradas: Esta categoría no es más que una cuenta corriente, pero con la diferencia de que sí ofrece alguna rentabilidad. Eso sí, para poder aperturar una de éstas en la mayoría de los bancos, estos suelen pedir que la empresa domicilie su nómina en la misma;
  • Cuentas de ahorro: Otra modalidad de cuenta online son las cuentas de ahorro, las cuales están pensadas para que el cliente deposite su dinero y, al ganar intereses, permite que sus ahorros crezcan. La limitante, es que permiten muy pocas operaciones. Su principal ventaja, tal como se ha señalado, es que ofrecen una mayor rentabilidad.

¿Cuáles son las ventajas de abrir una cuenta por internet?

Son varias las ventajas de abrir una cuenta empresa online. En primer lugar, se trata de una cuenta que simplifica el manejo y la administración de prácticamente cualquier tipo de negocio, por el hecho de que disminuye la necesidad de trasladarse a una sucursal física.

Adicionalmente, ofrecen una serie de beneficios, incluso para personas que no realizan actividades comerciales. Se mencionan a continuación, los más reseñados:

Una de las principales ventajas es que funciona de la misma manera que una cuenta de ahorro o corriente tradicional, de las que se abren en forma presencial, con el beneficio de que son menos exigentes en relación a los recaudos:
No es necesario acudir a las oficinas, ni llevar documentos y, en algunos casos, incluso se puede autenticar simplemente accediendo a un perfil de Facebook.

Por otra parte, el usuario tendrá acceso a pagar; domiciliar cargos; realizar transferencias de dinero; revisar depósitos y gastos y, en general, revisar los movimientos realizados en tiempo real, necesitando únicamente un teléfono inteligente o una computadora con acceso a internet.

A diferencia de los largos trámites que se suelen realizar en los bancos tradicionales, abrir una cuenta profesional online es más rápido y fácil, puesto que el usuario introduce la información que se le solicita, se confirma la misma de manera casi automática y, posteriormente, se envían algunos documentos para su verificación. Todo este proceso, se puede realizar desde donde se encuentre el usuario, sin tener que pasar incomodas horas de espera en una sucursal.

Uno de los elementos más llamativos de estas empresas de tecnología financiera (fintech o neobancos) y con el cual logran captar la atención de muchos usuarios potenciales, radica en el hecho de que, al momento de la apertura de la cuenta, envían al domicilio del cliente, de manera gratuita, una tarjeta de débito, la cual puede usarse como cualquier tarjeta de esa categoría.

En el caso de las personas que no realizan actividades comerciales, tener una cuento de banco para empresa en lugar de contar con una a su propio nombre, le permite mantener sus actividades bancarias aún más anónimas.

¿Por qué muchos de los bancos online no cobran comisiones?

La mayoría de las personas se preguntan de qué viven estos bancos, ya que no cobran comisiones a sus usuarios. Muchos piensan, simplemente, que se trate de una estafa. Sin embargo, no hay de qué preocuparse, ya que hasta el mejor banco gana dinero ofreciendo servicios gratuitos. Su verdadera fuente de ingresos, deriva del pago que realizan los comercios en los que sus clientes usan sus tarjetas.

No debe perderse de vista, además, que estos neobancos no requieren sucursales, ni de empleados ubicados en cada una de esas oficinas. Esto se traduce en menores costes operativos, por lo que pueden operar con menores comisiones que los bancos tradicionales.